La intención que se escondía bajo el miedo

huellas

Habían seguido caminos diferentes, y a pesar de ello sucedió, como en una playa de arena fina cubierta por miles de huellas de todas las personas que por allí pasearon, las suyas una vez más se volvían a encontrar, una frente a la otra, al levantar su mirada y a través de los ojos del otro, pudieron ver quienes eran, una sola persona, un solo corazón, dos mitades de una misma alma, la magia de aquel momento inundo todo el mar, y aquella playa llena de huellas grabadas en la arena, señaló bajo el sol dos de ellas, una frente a la otra, ella y él, dos almas gemelas que volvían a encontrarse…

Habían pasado años desde que él desapareció de su vida, habían recorrido caminos diferentes, cada uno por su lado.

Aquel encuentro removió todo su mundo, pasaron del amor al miedo, del miedo a reconocer su verdad, y con ella a la transparencia, de la transparencia a la aceptación y de la aceptación a la confianza de que todo sucedía por alguna razón.

Ya sabían que sus vidas volverían a cruzarse, nunca se desvelaron su amor, ni él ni ella, jamás hablaron de sus sentimientos, nada se había dicho con palabras, y sin embargo todo se había dicho sin ellas.

En aquel encuentro ella estaba feliz, ilusionada, tenía tantas ganas de verle, él sin embargo estaba nervioso, asustado, temeroso de sus deseos, inseguro y a la vez emocionado por verla.

En aquella ocasión él la observaba en la distancia y ella le observaba a él, pero ambos con mucha discreción, todo seguía en secreto, a lo largo del encuentro sus miradas no tardarían en cruzarse y a través de sus ojos quedarían atrapados por aquel bello sentimiento, ¿que será esto tan hermoso que llena todo mi ser?, se preguntaban en silencio, un abrazo y un escalofrío recorrían su cuerpo y en su pecho sentían como una bola de fuego se expandía hacia el corazón del otro y les unía en un solo ser. La conexión era tan fuerte y poderosa que flotaban en el aire cubiertos por una burbuja de amor que les hacía ver el mundo con otros ojos.

Pero una vez más y a pesar de todo el amor que sentían, sus vidas volverían a separarse.

Ella no entendía nada, había soñado tantas veces con aquel momento, con volver a verle, que perderle de nuevo la dejó confundida, llegó a sentir tristeza y se enfado consigo misma, pensó que aquel sentimiento debía ser solo suyo, un sueño pasajero, y que él no sentía nada por ella, su razón y su ego no paraban de poner excusas a lo que su corazón estaba sintiendo…

Respiró profundamente y se hizo una pregunta:

¿Que me está pasando?, inmediatamente una voz en su interior le dio la respuesta.

– Me siento asustada, insegura y paralizada por el MIEDO…

Fue entonces cuando decidió mantener un dialogo con ella misma ya que sabía que las respuestas a todas sus dudas estaban en su interior, buceó hasta las profundidades de su ser y allí las encontró…

– ¿ Que sientes por él?

Algo precioso, un amor tan grande que me conecta con él aunque este lejos, sé que se ha ido y que está a kilómetros de distancia, sin embargo yo le sigo sintiendo aquí, a mi lado, lo sé porque me llega su abrazo, porque siento como me habla y me mira, porque puedo ver sus ojos y perderme en su mirada, porque puedo sentir su amor…

– ¿Pero estás segura de que él siente lo mismo por ti?

No tengo ninguna duda, lo que siento es la verdad, las dudas no son del corazón son de la mente, y ahora no estoy pensando estoy sintiendo, y siento que él me ama.

– ¿ Si estás tan segura de ese amor, por qué te atormentas?, ¿no piensas hacer nada?

Ya hice algo, tomé una decisión, decidí dejar que se marchara sin decirle lo que sentía, aunque no acabo de entender porque lo hice y ello me tiene intranquila.

Si estás intranquila te diré que tu decisión no ha sido tomada desde el amor, sino desde el miedo. Las decisiones que tomes desde el amor siempre de dejarán en paz contigo misma, las tomadas desde el miedo te robarán la tranquilidad.

– ¿Entonces que hago?, ¿cómo me libero de este miedo que según tu ha decidido por mi?

– El miedo no puede decidir por ti, has sido tu quien le ha dado permiso para ocultar la verdad, él simplemente te está avisando de algo, el miedo siempre nos trae un mensaje, una información, porque hay algo de lo que no nos hemos dado cuenta. Para liberarte de él, tendrás que descubrir el mensaje oculto que esconde, de qué te está avisando, cuando lo veas este desaparecerá y dará paso a la transparencia de la verdad, tu verdadera intención escondida bajo ese miedo.

¿Y como lo hago?, dímelo por favor… necesito recuperar mi tranquilidad para poder vivir este amor sin sentir dudas ni miedo.

Te propongo algo para descubrir tus miedos. Contesta a la siguiente pregunta, con respecto a la decisión que te ha dejado intranquila: YO ( la decisión que has tomado y no te deja tranquila) ¿para qué?, en la respuesta encontrarás tus miedos.

Buena pregunta…, intentaré responderla, pero no sé si me servirá de algo.

Yo he decidido dejarle marchar sin decirle lo que siento, para… ” no vivir algo que cambiaría mi vida y la de él, porque no quiero hacer daño a nadie, porque ahora estamos con otras personas y siento que no es el momento”.

Ya voy entendiendo que me pasa…, tenías razón, mi miedo solo quería avisarme para que me escuchara, para que me diera cuenta de que yo en este momento no estoy preparada para vivir nada más con él, no necesito decirle nada, ni necesito que él me diga nada, sé y siento que existe algo muy grande entre lo dos pero también sé que no podemos estar juntos, que ahora mismo no es el momento y que podemos vivir este amor de otra manera.

Bueno, ya te has dado cuenta del mensaje que te traía el miedo, ahora para confirmar tu verdadera intención tendrás que responder a la siguiente pregunta:

YO para no vivir algo que cambiaría mi vida y no hacer daño a otras personas, (que era tu miedo) ¿tengo que dejarle marchar sin decirle nada de lo que siento? (tu decisión).

La respuesta es que no, ahora me doy cuenta de que mi verdadera intención estaba oculta y mi miedo tan solo me esta avisando de ello.

El miedo ya no está, ha desaparecido al darme cuenta de mi verdadera intención, que no estoy preparada para que pase nada más entre nosotros, y para ello no tenía que ocultar mis sentimientos, ni sentir miedo o inseguridad, solo tenía que reconocer mi verdad.

Ahora mi corazón está tranquilo, porque sabe y acepta lo que siente y lo que quiere.    Pero mi mente no está tranquila, no entiende la decisión que tomé, ella solo sabe aquello que le han enseñado y en lo que cree ciegamente, que cuando amas a alguien tienes que luchar por ese amor, que tu felicidad está a su lado y que sin esa persona no puedes ser feliz, pero está tan equivocada…, yo soy feliz así, tendré que hablar con ella para que acepte mi decisión.

Querida mente voy a contarte mi verdad:

Tomé una decisión, dejé que él se marchara sin decirle lo que sentía, esa decisión en un principio no me dejó tranquila, porque no veía mi intención escondida tras el miedo, después de hacerme muchas preguntas encontré lo que mi corazón quería, mi verdad.

Ahora sé que no le dije nada porque no necesito decirle nada, él ya lo sabe, ahora sé que él no me dijo nada porque yo no necesito que me diga nada, ya lo sé, no hace falta que estemos juntos porque ya lo estamos, no tenemos que vernos para vivir nuestro amor, porque ya lo vivimos cada día y cada instante cuando pensamos en el otro, hay veces en que siento su abrazo, me llega su amor con tanta fuerza que solo puedo quedarme quieta y cerrar los ojos para sentirlo, en ese momento el tiempo y el espacio desaparecen y una emoción inmensa se apodera de mi ser, me lleno de él y me quedo ahí parada sintiendo ese gran amor que existe entre los dos… Por ahora no necesito nada más, nuestras vidas están separadas, ahora mismo no podemos estar juntos y yo lo acepto porque se que es lo mejor para los dos.

Ella aceptó y confió plenamente en que la vida le traería todo aquello que necesitara para aprender, crecer y ser feliz.

Una voz dentro de ella le decía que algún día estarían juntos, pero que sería cuando tuviera que ser, sin forzar nada, porque todo lo que tiene que suceder llega de una forma natural, el camino no es difícil como nos han enseñado, el camino es siempre fácil, somos nosotros los que lo complicamos intentando explicar con la razón cosas que ella no entiende, el corazón siempre te indicará el camino, pero tendrás que escucharlo, para ser feliz debes aceptar y confiar en que todo lo que sucede en tu vida es por algo y para algo y que siempre es lo mejor para ti, si te dejas fluir entenderás que la vida es más sencilla de lo que parece, aunque podemos complicarla todo lo que queramos, deja de crear monstruos en el aire, de poner resistencia a lo no se puede cambiar, busca siempre la intención de lo que pretendes, no la dejes escondida, porque ella es el mensaje de tu intuición, esa voz que nos habla bajito y que nunca escuchamos, cuando pongas una clara intención en todo lo que hagas, verás como esta viaja hasta su destino, abriendo los caminos que sean necesarios para que se cumplan tus sueños.

Cuando tengas que tomar una decisión, párate a sentir y decide aquello que te haga feliz porque ese será el camino, a veces pensamos demasiado y sentimos muy poco, deja de quedarte atrapada/o en tus pensamientos y adorna tu vida escuchando el mensaje que te traen las emociones, porque ellas te guiarán.

Mira al miedo de frente y plántale cara, porque su mensaje es avisarte de algo, para que prestes atención y no te pierdas en el camino..

Mari Carmen Ruiz Fortes

Vocación & Talento

Anuncios

2 respuestas a “La intención que se escondía bajo el miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s